ELECTRODOS

¿Qué te hacen los electrodos?

Qué te hacen los electrodos

Es bastante común escucharlo nombrar, más que nada entre mujeres. ¿Pero alguien te explicó alguna vez cuál es el trabajo que hacen los electrodos en tu cuerpo?

La llegada del verano trae consigo muchas cuestiones positivas, como el poder andar más holgado de ropa, el poder disfrutar de una pileta o de ir a una plaza al aire libre. Sin embargo, a muchas personas les trae aparejadas algunas incomodidades que observan en su cuerpo.

¡No te quedes dormida durante el año ni dejes que la proximidad de la época veraniega te apure! Hay maneras de buscar lo mejor para la salud física. Algunas, precisan de más constancia y esfuerzo. Otras, en cambio, son un poco más sencillas para mantener en forma distintos sectores corporales.

Uno de estos es el popular tratamiento con electrodos, que, en la mayoría de los casos, se aplica en la zona de los glúteos y las piernas.

¿Cuál es el trabajo que hacen en tu cuerpo?

El mecanismo no es difícil de entender. Son una serie de aparatos que, mediante estimulaciones musculares en distintos sentidos, se encargan de enviar impulsos eléctricos hacia los receptores nerviosos. De esta manera, el músculo actúa de una forma similar a la que lo hace cuando se realiza ejercicio físico.

¿Qué efectos genera?

  • Reducción de celulitis de cualquier grado, que suele aparecer más que nada en la zona de los glúteos o piernas.
  • Otorga firmeza, eliminando la flacidez.
  • Aumenta la fuerza muscular.
  • También tiene un beneficio para la circulación linfática y sanguínea.
  • Es una buena manera de recuperar la figura luego de un parto.

Este tratamiento comentado tiene resultados notorios a corto plazo. Según estiman los especialistas, ya a partir de las tres semanas de aplicaciones, mediante sesiones cortas, podrías verte cambios en el cuerpo.

Sin embargo, si se mantiene en el tiempo, será aún más beneficioso. Asimismo, es importante saber que es bueno que lo acompañes con una correcta alimentación y con actividad física.

Uno se debe aceptar como es, pero, con perseverancia y ganas, ¡siempre te podés ver un poquito mejor!

Asesoría en tratamientos estéticos

 
Post anterior Próximo post

También podría gustarte