DEPILACIÓN DEFINITIVA LÁSER

¿Cuándo hay que rasurarse para la depilación láser?

Cuándo hay que rasurarse para la depilación láser

Si estás considerando depilarte con láser, probablemente tengas algunas dudas. Una de las más comunes es cuándo hay que rasurarse para sacarle todo el jugo al tratamiento. ¡Seguí leyendo que te lo contamos!

Se crean muchas confusiones en torno al tema de la rasuración previa al tratamiento porque, en la mayoría de los casos, no se comprende el funcionamiento de los lásers utilizados en la depilación láser (en casi todos los tipos).

El 85% de las metodologías de depilación láser funcionan por foto captación. Es decir, que el láser busca el pigmento de nuestros vellos (la famosa melanina), y a través de ellos, llega al folículo piloso y lo elimina. Por eso se dice que estos tratamientos funcionan mejor en cabellos oscuros, porque tienen más color, y es más sencillo que el láser los “encuentre”.

¿Por qué me tengo que rasurar antes y durante el tratamiento de depilación láser?

Es de vital importancia no usar un método depilatorio de arranque (pinza, cera, máquina eléctrica), por lo menos, dos semanas antes de comenzar con nuestras sesiones, ya que eliminan el folículo y el láser no los encontrará. Por eso se recomienda rasurarse.

Por otro lado, muchas mujeres se niegan a afeitarse, ya que tienen miedo de que el vello les crezca más duro y grueso. Pero eso no sucede. Se trata de uno de los tantos mitos que hay en torno a la depilación.

Estamos frente a una sencilla ilusión óptica, ya que la rasuradora sólo cambia la dirección en la que saldrá nuestro vello, haciéndolo parecer más grueso y oscuro. Si lo pensás un momento vas a darte cuenta de que esta creencia nunca tuvo mucho sentido. Además, ningún estudio científico pudo encontrar un correlación entre rasurarse y el engrosamiento del cabello.

¿Cuándo rasurarme para mi tratamiento de depilación láser?

Los profesionales de la depilación recomiendan afeitarse un día ante de cada sesión, aunque los vellos sean débiles y claros. Los vellos tienen que estar al ras de nuestra piel, o sea, no muy crecidos, para no desperdiciar la energía del láser o de la luz pulsada.

Si nuestros vellos están crecidos se desperdiciará energía, y hasta podrían producirse quemaduras en nuestra piel. El láser puede “confundirse” viendo melanina donde no la hay.

La energía debe llegar de la forma más rápida y eficiente a nuestra piel, para obtener mejores resultados en menos sesiones.

Seguí leyendo nuestro blog para descubrir más sobre la depilación definitiva, y recordá que estamos disponibles para consultas o recomendaciones. ¡Decile chau a tus pelos! 😉

Asesoría en tratamientos estéticos

 
Post anterior Próximo post

También podría gustarte