CUIDAR EL CUERPO

3 tratamientos para personas con piel sensible

piel sensible

Si la irritación, enrojecimiento o picazón atacan tu piel con frecuencia, lo más probable es que tengas piel sensible. En esta nota, te detallamos cómo podes cuidarla con tratamientos efectivos.

¿Cuáles son las causas de la aparición de la piel sensible?

Si tu piel reacciona ante cosas que normalmente no producen irritación o enrojecimiento, es probable que sea “sensible”. Esto se debe a distintos factores que pueden ser físicos (el sol, el frío, el calor o el viento),  químicos (al aplicar cremas, maquillaje, jabones, etc.), o ambientales como la contaminación. Además, puede aparecer por estados psicológicos como el estrés y los cambios hormonales.

Las personas que sufren este inconveniente deben cuidar la salud de su piel con más atención que quieren tienen una piel normal.

1. Tratamientos para limpiar y tonificar

No sólo se necesita agua y jabones específicos para limpiar la piel sensible. Lo ideal correcto es elegir agua micelar y limpiadores recetados por un dermatólogo.  Estos suelen estar elaborados con activos calmantes e hidratantes para reforzar la barrera de la piel.

Por otro lado, el secreto del agua micelar reside en sus micelas, que atrapan la suciedad sin necesidad de arrastrarla, y de esta forma evitan la irritación por fricción.

2. Tratamientos para hidratar

La pérdida de agua es casi inevitable en las pieles sensibles. Cuando más seca esté la piel (especialmente la del rostro), más delicada se pondrá.

Por ese motivo, debes elegir cremas hidratantes especialmente indicadas para pieles sensibles que se formulan con propiedades calmantes como la manteca de karité, el aloe vera o la glicerina.

3. Tratamientos para cuidarse del sol

Si ti piel es delicada, debes usar siempre protectores solares factor 50 como mínimo. En invierno, otoño, primavera o  verano el sol poder ser uno de sus peores enemigos para tu piel.

Optá siempre por protectores con filtros físicos que crean barrera en la superficie de la piel que impide la penetración de los UV, antes que por los químicos, cuya función es proteger la piel  por acción de sus moléculas que absorben los rayos UV.

Si tenés la piel sensible, lo ideal es que prestes mucha atención a estos cuidados.

Asesoría en tratamientos estéticos

Post anterior Próximo post

También podría gustarte