CUIDAR EL CUERPO

¿Cuáles son los tipos de cera para depilar?

tipos de cera para depilar

La depilación con cera es uno de los métodos más elegidos por las mujeres por su duración y porque debilita el vello. ¿Conocés cuántos tipos hay? ¡Acá te los contamos!

Los tipos de cera se pueden clasificar según la temperatura en la que se utilizan. También encontraremos que dentro de cada tipo hay subtipos de ceras y composiciones.

1. Cera fría

Es muy práctica de usar ya que no es necesario calentar la cera con baño maría o una máquina especial. Esta cera se esparce en la zona a depilar con una espátula y luego se aplica una tira de tela (por lo general la tela utilizada es el lienzo, ya que no deshilacha ni desprende pelusas).

Una vez colocada la tela, se procede a tirar en un movimiento rápido y fuerte, arrancando todo el vello de la zona. Este tipo de cera para depilar es muy elegido por quienes optan por depilarse en el hogar, ya que es práctico y se puede reutilizar las tiras de tela lavándolas luego de usarlas.

Dentro de las ceras frías , tenemos a su vez varias opciones. Una es usar las tiras de tela propias e higienizarlas después de usarlas. Otra opción es adquirir las tiras de cera fría descartables. La principal desventaja con el sistema descartable es que para algunas zonas se deben utilizar muchas tiras, generando un gran desperdicio y gasto.

2.  Cera tibia

 

Este tipo de cera para depilar es frecuentemente elegido por personas con piel sensible o con poca tolerancia al calor. Se aplica de la misma manera que la cera fría y se extrae con láminas específicas. Este tipo de cera es fabricado con resinas de alta calidad, con un punto de fusión mayor.

Al tener una temperatura cálida, los poros se abren y ablandan, minimizando la sensación de dolor que podemos sentir en el momento de arrancar el vello.

La cera tibia viene en distintas presentaciones. Existe un tipo de cera tibia que se encuentra en latas que se deben calentar utilizando maquinaria específica o a baño maría. También podemos encontrarlas en formato roll – on, lo que asegura una aplicación higiénica, segura y controlada.

3. Cera caliente

 

Es el tipo de cera para depilar más utilizado en centros de depilación. Tiene una consistencia sólida y muy dura, por lo que debe ser calentada y derretida antes de poder aplicarla. Quienes trabajan con este tipo de cera deben tener un cuidado constante de no aplicar la cera demasiado caliente, ya que puede generar serias quemaduras en la piel.

Una vez derretida la cera y que se haya controlado que no esté demasiado caliente, se aplica sobre la zona a tratar y se aguarda unos segundos a que la cera se enfríe y solidifique sobre la piel. Una vez solidificada se se desprende una pequeña parte de la cual se agarra para tirar el resto con movimientos rápidos y seguros. De esta manera, se arranca la totalidad del pelo de la zona.

La principal ventaja de la cera caliente es que dilatan y abren los poros, facilitando el arranque total del vello y reduciendo levemente el dolor.

Dentro de las ceras calientes encontramos ceras con miel, con aloe vera (con efectos positivos para la piel tratada), cera azul (con efectos antiinflamatorios, antialérgicos y cicatrizantes) , ceras rosadas (ideal para zonas sensibles como la zona íntima.

También podemos encontrar ceras calientes más exóticas y específicas, tales como: Cera al chocolate, a la rosa mosqueta, al chai tea,  al aceite de oliva, entre otras.

De todas maneras, es importante tener en cuenta que todo sistema de arranque con cera es particularmente doloroso, y puede tener efectos negativos en nuestra piel como la aparición de manchas y foliculitis.

Para evitar estas dificultades y tener una depilación efectiva e indolora, es posible optar por depilación definitiva láser, que en unas cuantas sesiones logra eliminar la totalidad del vello. ¡Animate! :) 

Asesoría en tratamientos estéticos

Post anterior Próximo post

También podría gustarte