CUIDAR EL CUERPO

¿Para qué sirven los masajes de drenaje linfático?

Para qué sirven los masajes de drenaje linfático

Si sufrís de celulitis, problemas de circulación o retención de líquidos, te contamos en este artículo como podés tratar tu problema con drenaje linfático.

Esta terapia circulatoria actúa directamente sobre el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y mantener el sistema inmunitario totalmente en forma. El drenaje linfático se aplica de forma suave y debe llevarse a cabo siempre por un profesional.

¿Qué hace el drenaje linfático?

Es un sistema de masajes que lucha especialmente contra la celulitis y la retención de líquidos. Dichos masajes tienen el poder de eliminar las toxinas y así, aumentar la respuesta inmunitaria del organismo.

Además, se aconseja este tratamiento antes de una operación de cirugía estética para preparar los tejidos y mejorar la cicatrización por lo que suele usarse a menudo en el mundo estético.

¿Cómo beneficia al organismo?

El sistema linfático no tiene ningún mecanismo que sirva de bombeo, por ese motivo depende de las contracciones musculares que pueden producirse a través de la respiración profunda, la abdominal o del ejercicio que sirve para mover el líquido corporal.

De esta forma, se puede entender la importancia del masaje para mejorar de la circulación del organismo porque cuando la linfa tiene padece algún tipo de dificultad resulta muy ardua la evacuación de líquidos.

¿En qué zonas se puede aplicar?

El masaje se realiza en las zonas del cuerpo donde se quiere estimular la circulación. Las áreas más frecuentes son: las piernas, los brazos, el pecho, la espalda y el abdomen.

¿Cuántas sesiones del tratamiento están recomendadas?

El número de sesiones necesarias para comenzar a notar resultados son 10 que duran aproximadamente una hora, aunque esto depende exclusivamente del tipo de paciente, problema a tratar y la gravedad del mismo.

¿Para quiénes está indicado el drenaje linfático?

  • Personas con problemas respiratorios disfuncionales.
  • Personas que realizan poco ejercicio físico (trabajos sedentarios).
  • Personas se han sometido a una cirugia plástica (resulta beneficioso para la cicatrización).
  • Personas con problemas de acné, sinusitis y artritis, etc.
  • Embarazadas.
  • Personas con retención de líquidos.

¿Probaste el drenaje linfático? Contanos tu experiencia.

Asesoría en tratamientos estéticos

 

Sin comentarios

Deja una respuesta

Post anterior Próximo post

También podría gustarte