CUIDAR EL CUERPO, ELECTROESTIMULACIÓN

10 consejos para cuidar una piel sensible

piel sensible

Para saber qué es una piel sensible o intolerante, podríamos definirla como aquellas pieles que tienen una respuesta exacerbada frente a situaciones que una piel normal toleraría perfectamente. Si tenés una piel sensible, acá te contamos como tenés que hacer para cuidarla de la mejor forma.

Dentro de las pieles sensibles hay que considerar a aquellas con baja tolerancia a las condiciones ambientales cambiantes, es decir el sol, calor, frío, contaminantes, etc o a los productos químicos.

Estas condiciones pueden ocasionar distintas incomodidades como ardor, tirantez y picazón. Pero cuidado, no hay que confundir esto con pieles alérgicas.

También pueden presentar manifestaciones como enrojecimiento y descamación. Así que considerando todos estos aspectos clave, vamos a abordar cuidados claves para la piel sensible:

1.Limpieza de la piel sensible

Podemos limpiar la piel sensible con productos que debe estar especialmente formulados para lavar sin agredir, es decir libre de perfumes, colorantes ni conservantes. Además deben ser aplicados con suaves movimientos circulares.

Es ideal la utilización de productos de limpieza livianos como leches o emulsiones de limpieza para pieles sensibles. En ese sentido, los geles o espumas no jabonosas también deben estar especialmente formulados para pieles sensibles.

Por otro lado, si está buscando una limpieza efectiva de tu piel, te recomendamos que utilices el tratamiento estético llamado shock de hidratación.

2. Hidratación de la piel sensible

Es un aspecto también muy importante a considerar, ya que generalmente este tipo de pieles tienden a deshidratarse fácilmente, agravando el problema de la tirantez e incomodidad.

3. Elección del maquillaje

En el caso del uso de maquillaje, este debe ser específico para piel sensible, como los del tipo corrector. Por otro lado, el maquillaje debe aplicado con suavidad y la ayuda de una esponja, también suave.

4. Cuidar la alimentación

La alimentación saludable es básica para mantener la salud de la piel y de todo el organismo en general. Por eso, evitá ingerir alimentos que contengan grasas.

5. Mantener niveles adecuados de hidratación corporal

El agua aportada en forma de bebida hidrata el cuerpo desde adentro hacia afuera, ésto incluye a la piel. Aunque también podés optar por tomar unos ricos jugos de frutas.

6. Protegerse del sol

El sol puede ocasionar sequedad y picazón, así que usar protector solar y sombreros o gorras que protejan la piel.

7. Mantener bajos niveles de estrés

El estrés repercute en la piel de manera directa en la piel. Es recomendable realizar ejercicios relajantes como yoga o Tai Chi o caminatas tranquilizadoras.

8. Dormir las horas que corresponden

La falta de sueño puede producir cambios de humor e irritabilidad que inciden directamente sobre la piel.

9. Evitar el alcohol,  cigarrillos y cafeína

Estos acciones muchas veces cotidinas, ocasionan deshidratación de la piel, que repercute negativamente, aumentando la falta de confort de la piel.

Si empezás a tener en cuenta estos consejos en tu vida diaria, seguro te será más fácil cuidar la piel sensible. Por eso, ¿qué esperás?

Asesoría en tratamientos estéticos

Post anterior Próximo post

También podría gustarte