CUIDAR EL CUERPO

¿Cómo saber si mi piel es grasa o seca?

Cómo saber si mi piel es grasa o seca

Conocer qué tipo de piel posee cada uno es algo indispensable para poder brindarle el cuidado natural adecuado.

La piel es el mayor sistema del cuerpo humano, debido a que ocupa aproximadamente entre 1,5 y 2 metros cuadrados. A su vez, es el órgano más grande, pesado y visible de nuestro organismo, por lo que sería bueno que tenga un buen aspecto.

El cuidado de la misma varía según el tipo que tengas. Para poder ofrecer un tratamiento adecuado al cuerpo es importantísimo que cada uno se lo conozca, en la medida de lo posible. En esta sintonía, es clave estar al tanto de que existen distintos tipos según la piel que se posea.

Una vez que sabés esto, es más sencillo poder brindarle un cuidado natural correcto para poder conservarla sana durante más años, evitando cualquier tipo de daño innecesario. Normalmente, los especialistas la clasifican en cinco tipos:

  • Normal
  • Grasa
  • Seca
  • Mixta
  • Sensible

¿Cómo detectás si tenés piel grasa o seca?

Como bien indica su nombre, existe la normal, que es cuando se encuentra equilibrada y funciona correctamente. Sin embargo, esta situación es algo difícil de encontrar porque debería tener todas estas características: ser luminosa, fina, suave, terca y flexible.

Esto no suele suceder debido a que, cotidianamente, la piel está expuesta a diversos factores agresivos. Por eso, se definió que hay otras tipologías que son las más comunes. Dos de ellas son la seca y la grasosa y las identificás por lo siguiente:

  • Seca: se caracteriza por estar tirante, ser opaca, áspera, quebradiza, con poros diminutos y suele presentar arrugas y descamaciones. Parece más vieja de lo que es.
  • Grasa: en esta, tiene brillo y un tacto aceitoso, especialmente en la llamada zona T: frente, mentón y nariz. Además, se podrían notar poros dilatados, granitos y/o puntos negros, más que nada en los costados de la nariz, textura resbaladiza o áspera.

¿Cómo lo averiguás?

Antes de usar cualquier crema hidratante, es indispensable saberlo porque, en base a esto, se puede conseguir una efectividad aún mayor. Para tener un resultado mucho mejor, podés hacer lo siguiente:

  1. Lavarte la cara con agua templada y dejarla secar.
  2. Observar minuciosamente el aspecto que queda en la piel y lograr identificar las características previamente mencionadas.

Si ya lograste distinguir tu tipo de piel, ahora lo que podés hacer es consultar con un especialista para saber cuál es el mejor cuidado que le podés ofrecer.

Asesoría en tratamientos estéticos

 

Sin comentarios

Deja una respuesta

Post anterior Próximo post

También podría gustarte