TODOS LOS ARTÍCULOS

¡Todo sobre la toxina botulínica!

¿Qué es?

La toxina botulínica es una proteína purificada.

¿Para qué sirve?

Para relajar la frente sin fijarla, permitiendo guardar los movimientos y por tanto la expresión, pero escondiendo las arrugas. El mejor ejemplo son las patas de gallo, que en acción tienen vida, y en reposo están lisas. Todo depende de la dosis y de la concentración del producto, que se debe inyectar en puntos muy precisos. La idea no es de paralizar, que era el gran reproche que se le hacía a la toxina botulínica  « el rostro es inexpresivo y estático… ».

Actualmente se hace lo que se quiere, es modulable. No hay un efecto inmediato, es necesario contar de 1 a 5 días, y para un acabado perfecto, unos 15 días. Es necesaria una segunda consulta al dermatólogo para dar unos retoques si es necesario.

Saber  más…

¿En lo que respecta al entrecejo? Si la arruga es muy grande, la asociación de las dos técnicas, relleno y toxina botulínica permitirá hacer un tratamiento óptimo.

Ventajas: Un resultado armonioso y natural. Se consigue un aspecto descansado.

Desventajas: Aparecen algunas rojeces en los puntos de inyección, como si fueran picaduras de mosquitos, que desaparecen en una hora.

La duración

De 4 a 6 meses, pero si se hace regularmente, el tiempo de acción se alarga progresivamente, porque se pierde la facultad de fruncir el entrecejo y de este modo se usa y abusa menos de la contracción muscular.

Fuente: www.enfemenino.com

Post anterior Próximo post

También podría gustarte