TODOS LOS ARTÍCULOS

Que no le engañen, la depilación definitiva en casa no existe

Cuando vea o escuche un anuncio publicitario donde le prometan depilación definitiva sin salir de casa, dude. Según los especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), estos aparatos que tanto han proliferado en los últimos años sólo pueden proporcionarle una solución temporal, pero nunca definitiva.

“Es muy importante tener en cuenta las categorías de estos aparatos. Algunos son de uso exclusivo médico, precisamente los que tienen suficiente energía como para destruir la raíz del vello”, explica María Teresa Gutiérrez Salmerón, vocal de la AEDV. Sin embargo, los láseres que se venden para manejar en casa, cuyo precio ronda entre los 400 y 800 Dolares, “son menos potentes y tienen menos energía, por lo que es imposible que alcance los mismos resultados”, añade. Lo que “sí consiguen es retrasar el crecimiento del vello más que otros sistemas como la cera o las depiladoras. El usuario deberá valorar si le compensa el sistema”.

En cuanto a sus efectos secundarios, teniendo en cuenta que son menos potentes, también son menores (pequeñas quemaduras), sobre todo si se siguen adecuadamente las instrucciones del aparato. Los estudios realizados hasta el momento muestran una reducción del 50% de pelo, no registran complicaciones y concluyen que son eficaces y seguras para el uso doméstico. Según los expertos, estos trabajos no analizan los efectos más allá de los cuatro meses y sería aconsejable que los examinasen durante un mínimo de seis. A pesar de la falta de investigaciones más completas, los dermatólogos consideran que “estos aparatos funcionan para la depilación temporal”.

Para aquellos que ansíen olvidarse del vello para siempre, los especialistas aconsejan acudir a las clínicas especializadas, donde sean atendidos o supervisados por médicos que conozcan el correcto uso de estos aparatos profesionales, que tampoco disponen las peluquerías, ni los centros de estética, ya que sólo un médico puede adquirirlos. En estos lugares, asegura la experta, los sistemas utilizados tienen muy poca energía y los resultados no son iguales. “Son necesarias muchísimas más sesiones y aun así, no se logra una eliminación total del vello”.

“Si lo que se quiere es una depilación definitiva, así como la garantía de que no vayan a sufrir ningún efecto adverso, desde la AEDV, aconsejamos que se pongan en manos de un centro médico o, al menos, uno que garantice la asistencia de un especialista”, recomienda la doctora Gutiérrez.

En estos centros, el personal médico realizará antes un estudio del estado de la piel, la calidad del pelo y el fototipo de los pacientes, ya que “no es lo mismo una persona con piel clara que otra con piel oscura”.

Fuente: El Mundo España

Post anterior Próximo post

También podría gustarte