TODOS LOS ARTÍCULOS

¿Para que sirve el peeling?

El objetivo de este tratamiento (una especie de microdermoabrasión) es pelar la piel para renovar las capas superiores de la epidermis. Funciona más o menos como una exfoliante, pero el resultado es muy superior. Sin embargo, y al contrario que las exfoliantes o la microdermoabrasión, el tratamiento se realiza mediante un proceso químico con ácidos.

Trata las manchas, algunas cicatrices, las cuperosis y también las pequeñas arrugas. Al descamar la piel se reduce el espesor de las capas superiores y el tono se vuelve mucho más resplandeciente. El hecho de pelar la piel reactiva la producción natural de colágeno, de modo que se forman nuevas células y el rostro luce mucho más fresco y tonificado.

Los diferentes tipos de tratamiento:el suave y el fuerte.

-El suave: daremos más resplandor al rostro. Sólo actúa sobre las capas superficiales de la piel y el resultado es una faz más luminosa, con los poros cerrados y sin imperfecciones. Con el tratamiento se pela la piel pero a un nivel muy poco profundo. Es una técnica que también se recomienda para tratar problemas de acné. Tras una intervención de este tipo podemos retomar nuestra vida diaria con total normalidad. Se aconseja someterse a 3-6 sesiones cada 10-15 días.

-El fuerte: se aplica en aquellas personas que quieran tratarse las arrugas, las patas de gallo o demás imperfecciones. El resultado: ¡rejuvenecimiento garantizado! Después de la sesión, tendremos la sensación de haber sufrido una insolación. La piel se broncea durante los días posteriores al tratamiento, de ahí que sea aconsejable tomarse 2-3 días de baja para garantizar que las costras que se han formado desaparezcan correctamente. La descamación se difumina al cabo de una semana. Se aconseja someterse a una sesión.

Sea cual sea el tratamiento que decidamos escoger, no podremos exponernos a rayos UV y tendremos que aplicarnos una crema solar de protección elevada.

Fuente: www.enfemenino.com

Post anterior Próximo post

También podría gustarte