TODOS LOS ARTÍCULOS

Mucho más que un masaje…

A menudo olvidamos que las prisas nunca son buenas compañeras, despreocupándonos de llevar una vida mínimamemte saludable con unos buenos hábitos alimenticios y una actividad física adecuada. Esto puede hacer que nuestro organismo no funcione como es debido, provocando fallos que pueden llegar a ser problemáticos.

Afortunadamente, el mundo del bienestar ha avanzado notoriamente en los últimos años, poniendo al alcance de nuestra mano tratamientos de belleza y salud como los masajes terapéuticos, que prometen devolver a nuestro cuerpo su equilibrio natural. Entre ellos, destaca el drenaje linfático.

Mucho más que un masaje

  Cada vez más personas sufren trastornos relacionados con la circulación. Ya sea por genética, por una mala dieta o por un sedentarismo excesivo, éstas suelen desarrollar problemas en el sistema linfático, que es el que se encarga de que nuestro sistema inmunológico funcione correctamente y elimine las toxinas que nos sobran. Cuando éste falla, nuestro cuerpo tiende a retener líquidos, haciendo que la circulación se vuelva dificultosa.

El drenaje linfático es una técnica que asegura ser capaz de resolver estos problemas, drenando nuestra piel a través de masajes cutáneos que actúan directamente sobre el sistema linfático. Además de su uso como paliativo ante problemas circulatorios, este tipo de masaje se emplea para problemas de la piel como el acné, la rosácea o la dermatitis perioral, y en procesos post quirúrgicos, para facilitar la cicatrización.

Más allá de ser muy provechoso dentro del campo de la salud, el drenaje linfático se ha hecho muy popular con respecto a sus fines estéticos, “siendo capaz de reducir e incluso hacer desaparecer la celulitis y también a la hora de solucionar pequeñas hinchazones de la piel que pueden resultar muy antiestéticas”.

Sesiones de bienestar

Como sucede con casi todos los masajes, éste puede llegar a ser muy relajante y placentero, con el añadido de que es muy beneficioso para nuestra salud. La cantidad de efectos que tiene el drenaje linfático, tales como “efecto drenante y antiedematizante, otro neutral, que produce una acción sedante en nuestro sistema nervioso, es también apto para la relajación muscular y potencia la cantidad de anticuerpos, igual que puede resultar muy eficaz para acompañar a una dieta y evitar la retención de líquidos”.

Teniendo todo esto en cuenta, el drenaje linfático se erige como una buena solución para solventar multitud de trastornos y para mejorar nuestra salud, tanto por dentro de nuestro organismo como para reparar nuestro aspecto externo.

Fuente: www.salud.facilisimo.com

Post anterior Próximo post

También podría gustarte

  • Es evidente que los masajes ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas.