TODOS LOS ARTÍCULOS

¡La piel es tu reflejo!

No es nada nuevo saber que los estados emocionales se reflejan en tu rostro. Bien sabemos cuando una persona está pasando por una situación difícil nada más de ver su cara. Así que es importante que consideres los estados de estrés, ira o ansiedad que provocan que la piel no solo se cuelgue, sino que además el rostro tome la fisonomía de acuerdo a lo que sentimos: una boca torva, por ejemplo, proviene de la tensión de apretar las mandíbulas y los labios constantemente por miedo o ansiedad.

Las ojeras en el rostro provienen de la falta de irrigación de nutrientes y buena circulación, que puede estar relacionada con emociones contenidas que provocan tensión y mala absorción de nutrientes, así como mal funcionamiento de órganos importantes como los riñones o el hígado.

Una de las mejores terapias para la piel bella y firme es… ¡estar contenta y relajada! Cuando alguien está relajado, en paz y con energía, creando cosas que le agradan, la piel lo refleja sin duda.

Post anterior Próximo post

También podría gustarte