TODOS LOS ARTÍCULOS

Gestos femeninos de coquetería

En los primeros contactos dos de cada tres mujeres utilizamos el lenguaje corporal en vez del
lenguaje hablado para atraer al hombre.

Las mujeres usamos algunos de los gestos de coquetería de los hombres, como tocarse el cabello, alisar la ropa, colocar una mano, o ambas, en las caderas, dirigir el cuerpo y un pie hacia el hombre, las largas miradas íntimas y un intenso contacto visual.
También podemos adoptar la postura con los pulgares en el cinturón que, aunque es un gesto agresivo masculino, es empleado también con nuestra típica gracia femenina: la posición de un solo pulgar en el cinturón, o saliendo de un bolso o de un bolsillo.

Sacudir la cabeza

Se sacude la cabeza para echar el pelo hacia atrás o apartarlo de la cara. Hasta las mujeres con el pelo corto usan este gesto.

Exhibir las muñecas

La mujer interesada en un hombre exhibirá, poco a poco, la piel suave y lisa de las muñecas al compañero en potencia. Hace muchísimo tiempo que se considera la zona de la muñeca como una de las más eróticas del cuerpo. Las palmas también se exhiben al hombre mientras se habla.

Para las mujeres que fuman, resulta muy fácil hacer el gesto seductor de exhibir la muñeca y la palma.

Las piernas abiertas

Cuando aparece un hombre, las piernas femeninas se abren más que cuando él no está presente. Esto ocurre tanto si la mujer está sentada como de pie, y contrasta con la actitud femenina de defenderse del ataque sexual mediante el cruce de piernas.

La ondulación de las caderas

Al caminar, la mujer acentúa la ondulación de las caderas para destacar la zona pelviana.

Algunos de los gestos femeninos más sutiles, como los que siguen, se han usado siempre para hacer propaganda y vender productos y servicios.

Las miradas de reojo

Con los párpados un poco bajos, la mujer sostiene suficientemente la mirada del hombre como para que éste se dé cuenta de la situación; luego, ella desvía la mirada. Esta forma de mirar proporciona la sensación seductora de espiar y de ser espiado, y puede encender el fuego en la mayoría de los hombres normales.

La boca entreabierta y los labios húmedos

El doctor Desmond Morrís describe este gesto como automático porque, según él, simboliza la zona genital femenina. Los labios pueden humedecerse con saliva o cosméticos.

La mujer adquiere así un aspecto que invita a la sexualidad.

Los gestos del cruce de piernas

A menudo, los hombres se sientan con las piernas para exhibir en forma agresiva la zona genital. Las mujeres, en cambio, cruzan las piernas para defender la delicada región genital.

Las mujeres usan diversas posiciones básicas del cruce de piernas para comunicar la atracción sexual:

Señalar con la rodilla

En esta posición, una pierna se dobla debajo de la otra y con la rodilla de la pierna cruzada se señala a la persona que ha despertado el interés. Es una postura muy relajada que quita formalidad a la conversación y en la que se exponen un poco los muslos.

Acariciar el zapato

Esta postura también es relajada y tiene un efecto fálico al meterse y sacarse el pie del zapato. Algunos hombres se excitan con ello.

Casi todos los hombres coinciden en que las piernas cruzadas hacen más atractiva a una mujer sentada. Es una posición que las mujeres usan conscientemente para llamar la atención.

El doctor Scheflen dice que una pierna apretada con firmeza sobre la otra da la impresión de tono muscular fuerte. Como se ha dicho antes, esto es algo que ocurre en el cuerpo cuando una persona está preparada para el acto sexual.

Otras señales que usan las mujeres son: cruzar y descruzar las piernas con lentitud frente al hombre, acariciándose suavemente los muslos: indican así el deseo de ser tocadas. A menudo se acompaña este gesto hablando en voz baja o grave.

RESUMEN DE GESTOS

Ojos

  • Ella mira a los ojos con gran interés y sus pupilas están dilatadas.
  • Ella levanta ambas cejas exageradamente por un par de segundos, esto con frecuencia lo combinan con una sonrisa y algo de contacto visual.
  • Ella hace giños mientras habla o hace giños a distancia.
  • Mirada(s) de reojo
  • Mantiene la mirada brevemente
  • Mira hacia abajo, luego aparta la mirada

Cabello

  • Pasar los dedos por el cabello. Esto puede ser el movimiento de una mano o un movimiento repentino.
  • Jugar con un mechón de cabello mientras se mantiene la mirada en el otro.
  • Llevar el cabello detrás de los hombros.
  • Acariciarse el pelo.

Boca y labios

  • Sonrisa grande mostrando los dientes de arriba y abajo con una expresión relajada.
  • Morderse los labios o mostrar la lengua.
  • Humedecerse los labios aunque usualmente lo hacemos de forma muy discreta. Cuando una mujer es sexualmente muy activa, acentúa aún más este gesto.

Manos

  • Exponer la palma de las manos.
  • Jugar con las llaves y joyas , delizar suavemente las manos hacia arriba y hacia abajo de una copa.
  • Tocar brazo, hombro, muslo, o mano del acompañante mientras se mantiene una conversación.

En una situación social, la mayoría de nosotras empezamos con una postura cerrada y defensiva por que estamos un poco aprehensivos. Una postura cerrada se siente cómoda. Cuando la persona a la que estás hablando cambia a una postura más abierta, esto significa confianza y comodidad. Esa persona, literalmente, se ha abierto a ti y a lo que le ofreces.

Post anterior Próximo post

También podría gustarte