TODOS LOS ARTÍCULOS

Dieta Veraniega: ¡Aún estas a tiempo!

Si creías que ya todo estaba perdido para mantenerte en forma para el veranito, aquí te damos unos consejos para alimentarte este verano con una dieta sana y sobretodo flexible para que puedas lucir tu bikini vayas donde vayas, sin dejar por ello de lado a la salud y al bienestar.

Uno de los efectos inmediatos del calor es la deshidratación del organismo. Esto exige una dieta con un alto contenido en fibra y sobretodo en agua, que permita mantener nuestro cuerpo hidratado, limpio y nutrido. Una de los platos protagonistas para estas fechas es el gazpacho. Compuesto por hortalizas y aceite de oliva integra todas las necesidades nutritivas: es alimenticio, ligero, hidratante y muy rico en vitaminas. Además del gazpacho, también podemos decantarnos por sopas y cremas frías que combinan un alto valor nutritivo, como por ejemplo: el ajoblanco malagueño.

Las ensaladas son también un aliado fundamental en estas fechas. Frescas, deliciosas y muy variadas, ya que ofrecen un gran número de verduras y hortalizas para ser elaboradas, además de poder combinarlas con proteínas en forma de pollo, queso, huevo, atún, pescado azul, etc.

Pero una dieta no es dieta sino se complementa con líquidos y sobretodo en verano, ya que el sol intenso obliga a tener el organismo bien hidratado. En este caso, dos litros de agua es una cantidad ideal para poder soportar los estragos del calor, aunque siempre hay otras bebidas más atractivas con las que poder complementar el consumo de agua, como por ejemplo, los zumos, el té helado con limón y los sorbetes. Al contrario y siempre que sea posible evitaremos el café, el alcohol y las bebidas carbonatadas, ya que su consumo excesivo provoca una merma de la hidratación corporal.

   La protagonista indiscutible contra el calor, junto al agua, es la fruta. Con alto poder saciante y muy rica en agua, fibra, minerales y vitaminas, son una buena excelente ayuda en los regímenes hipocalóricos, además de hidratar durante los meses de verano. Las frutas más típicas del verano son, por ejemplo, la sandía y el melón. A ellas se le une también las fresas por su elevado aporte de vitamina C y antioxidantes, además de los cítricos, las frutas del bosque y el kiwi. Como uno de los postres más recomendables para esta época es la ensalada de frutas.

Para terminar es aconsejable no consumir en exceso pan y evitar todo lo posible alimentos grasos como bollería, salsas, fritos, etc. Todo esto, por supuesto, acompañado de algún tipo de deporte o de ejercicio físico para, además de adelgazar, tonificar el cuerpo y mantenerlo en forma. Y después de estos consejillos, lo más importante…

¡DISFRUTAR DEL VERANO!

Post anterior Próximo post

También podría gustarte