TODOS LOS ARTÍCULOS

¿Conoces la hiperhidrosis?

La hipersudoración o sudoración excesiva puede condicionar la vida de algunas personas, que llegan a tener la sensación de “mojar la ropa” constantemente. Son individuos en los que la afección puede llegar a ocasionarles un temor permanente ante la posibilidad de encontrarse con otras personas y tener que estrecharles la mano o, simplemente, a que les vean “mojados”. Las personas con hiperhidrosis pueden volverse retraídas, pudiendo ser una causa de fobia social. También causa dificultad en la manipulación de papeles, objetos, herramientas, equipos electrónicos o instrumentos de música.

Solución: Toxina botulínica

El uso de la toxina botulínica se ha demostrado de gran eficacia en el tratamiento de hiperhidrosis localizadas, como la de axilas o palmas de las manos. Es un procedimiento que en general es bien tolerado por el paciente. Actúa bloqueando la transmisión nerviosa del estímulo a nivel de la de la glándula sudorípara.

Se trata de un tratamiento muy seguro y de una efectividad muy alta.

Hay que tener en cuenta que el efecto de la toxina botulínica es pasajero, de 5 a 6 meses en las palmas de las manos y algo mayor, entre 8 y 10 meses, en las axilas. Transcurrido ese tiempo es necesario volver a inyectarla. No obstante, no existen contraindicaciones para repetir el tratamiento.

Post anterior Próximo post

También podría gustarte