TODOS LOS ARTÍCULOS

Acné: ¿como combatirlo?

Aún cuando se considera que el acné es sólo adolescente, el 54% de las mujeres y el 40% de los varones de entre 25 y 44 años lo sufren en mayor o menor grado.Se estima que aproximadamente 50 millones de personas sólo en los Estados Unidos se ven afectadas por el acné vulgar, y que otros 14 millones padecen el enrojecimiento, el rubor y la sobrepronunciación de los vasos sanguíneos asociados con la rosácea.

Y aún cuando el acné suele considerarse un trastorno cutáneo propio de la adolescencia (la realidad es que afecta al 90% de los teenagers), una investigación publicada en el Journal of the American Academy of Dermatology muestra que el 54% de las mujeres y el 40% de los varones de entre 25 y 44 años tienen acné, en mayor o meno grado.

Entre los que padecían este problema, el 3% de los hombres y el 12% de las mujeres lo sufrían en sus formas más graves o intensas, hasta el punto de requerir tratamiento con medicamentos de administración oral.

Aún cuando no hay cura para estas condiciones de la piel, los dermatólogos tratan de ampliar las opciones de tratamiento para incluir técnicas como el láser, las terapias con luz que, según una serie de ensayos científicos están probando ser eficaces para dar batalla.

De hecho, durante la 67 ª Reunión Anual de la Academia Americana de Dermatología, la dermatóloga Jenny Kim (de la Escuela David Geffen de Medicina de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA)) analizó los últimos enfoques para el tratamiento del acné, de las cicatrices y de la rosácea, tanto con láser como con terapias de luz.

Estas nuevas terapias pueden incluir tanto tratamientos individuales como incluir una combinación de varios de ellos, e incluyendo también el uso de rellenos.

“Durante los últimos años, la cantidad de terapias que se basan en el uso del láser para luchar contra el acné y la rosácea se ha incrementado fuertemente, y cada vez hay más estudios clínicos que muestran la efectividad de estas nuevas aplicaciones”, describe Kim.

“Si bien estos tratamientos no se considera todavía terapias de primera línea para estos trastornos –advirtió Kim-, los láseres y las fuentes de luz se usan cada vez más y ofrecen una alternativa a otros tratamientos que prácticamente no alivian los síntomas.”

Fuente: www.neomundo.com.ar

Post anterior Próximo post

También podría gustarte